(Tampeso) Y dime que te paresce de mis sentencias acerca de los sepulcros.

(Picardo) Muy bien me ha parecido tu opinion. Y aun, si bien queremos juzgar, ay otro punto que el gasto que se haze en semejante obra harto se da por Dios, pues se reparte entre muchos pobres officiales y trabajadores; y en tal edificio como este todo es bien empleado, ca, según yo alcanzo, no ay mas en el romano de lo que aquí se contiene: seria registro de medidas a los que quieren edificar al modo antiguo, mayormente hallandose dubdosos y no sabiendo que medida avian de dar a las pieças que labrassen podrian venir aquí donde hallarian el remedo a su necessidad. Yo soy el hombre del mundo mas desseoso y perdido por saber estas medidas: y pues Dios me ha traydo aca merced me haras me las quieras comunicar y dezir los nombres de cada una de ellas: porque no siento quien assi me pueda satisfazer como tu que lo has leydo y visto.

(Tampeso) No puedo negar mi Picardo lo que me ruegas, según la mucha amistad que (mucho tiempo ha) entre nosotros tenemos. Y quisiera yo tener mas sufficiencia y abilidad para mejor cumplir tus deseos. Pero lo que en este negocio yo he visto, y leydo y alcançado, te lo dire de buena voluntad y gana. En esta traça que has visto ay formaciones de colunnas, basas, capiteles, architraves, frisos, cornijas, frontispicios, acroteras y otras dieversas pieças como por ella se muestran. Por tanto digamos en particular la formacion, medida y origen de cada una de ellas en la manera siguiente (…)

Anuncios