Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación os la voy a dar porque os la debo.

Llevo 34 días sin actualizar, y sin avisar. Lo sé, y lo siento. Se juntó la última semana de exámenes, muy intensa, con problemas familiares y un viaje de dos semanas que llevaba meses proyectado, que me han impedido tanto la publicación como la preparación de material.

Además, ahora comienzo, por fin, cuatrimestre nuevo, el que espero que sea el último. Se me presentan unos meses tremendamente ajetreados, en los que tengo que sacar adelante diez asignaturas, entre ellas un idioma no precisamente fácil. Todo esto ya lo sabía cuando empecé, así que esto no va a suponer que Visión Zenital eche la persiana.

A partir de mañana, vamos a entrar en un periodo de ensayos, buscando tanto el ritmo de actualización idóneo, como las posibilidad de incorporar secciones fijas, y cualquier otro tipo de experimento que suponga siempre la mejora del blog.

Gracias por seguir ahí.

Anuncios